12. El ejército imperial francés

Como en el resto de Europa, también en España la falta de cartografía militar fiable hacía para Napoleón muy complicada su invasión y las operaciones militares en la Península Ibérica. Para paliar ese déficit, los Estados Mayores napoleónicos, los órganos encargados de proporcionar los elementos de juicio para la toma de decisiones, incorporaron desde muy temprana época una sección topográfica integrada por personal politécnico[1]. Al operar en territorios sin una cartografía actualizada y fiable, como era el caso español, su ritmo de trabajo fue muy intenso.

Con el fin de ordenar y estructurar la formación de todos los planos necesarios para el alto mando, se creó en 1808 el Bureau topographique de l’Armée d’Espagne –la Oficina Topográfica del Ejército de España– con la misión de obtener copias de los mejores planos españoles dispersos por los diferentes organismos militares españoles –como las comandancias de ingenieros de los distintos territorios–, pero también de formar sus propios planos actualizados. Durante toda la guerra su actividad fue incesante, levantando planos topográficos de los territorios por donde posteriormente transitarían los distintos ejércitos franceses destinados en la península. Las principales tipologías cartográficas generadas por el ejército napoleónico durante esta contienda fueron los itinerarios, los planos generales topográficos y los planos de ciudades fortificadas.

A continuación se muestra una copia del plano levantado por el ingeniero español Pedro Ruiz de Olano de la plaza de Badajoz en 1772, copia realizada por los ingenieros franceses durante la Guerra de Independencia y conservada en los archivos del Servicio Histórico de la Defensa del Ejército de Tierra francés en Vincennes. El original del ingeniero español se conserva en la actualidad en el Centro Geográfico del Ejército en Madrid.

Plano de la Plaza de Badajoz. Copia de autor desconocido del original de 1772 de Pedro Ruiz de Olano, ca 1810 (Fuente: Servicio Histórico de la Defensa de Francia, GR 1 V M 37 5 Badajoz).

.

Plano de la Plaza de Badajoz, con sus contornos, de Pedro Ruiz de Olano, 1772. (Fuente: Centro Geográfico del Ejército, Extremadura 156).

Casi toda la información cartográfica reunida por los ingenieros geógrafos franceses del territorio peninsular está depositada hoy día en el mencionado Servicio Histórico de la Defensa de Francia, en el castillo de Vincennes, a las afueras de París. Allí se conservan tanto las copias de los planos españoles realizadas en los primeros momentos de la guerra como los documentos cartográficos de elaboración francesa para el alto mando, incluidos algunos ejemplares pertenecientes a personajes como el mariscal Soult, utilizados para la planificación sobre el terreno de sus campañas y asedios. Uno de estos ejemplares, donado por el propio mariscal tras la contienda, que muestra la plaza de Olivenza y sus alrededores, se presenta a continuación; este documento personal de Soult se utilizó para la planificación y ejecución del asedio que el ejército francés del Mediodía puso a esta localidad en enero de 1811, como paso previo al gran asedio de Badajoz de ese mismo año.

Plan d’Olivença et de ses environs, de autor desconocido, ca. 1811 (Fuente: Servicio Histórico de la Defensa de Francia, GR 6 M L 12 B 3 441 (4)).


  1. VV.AA.: Cartografía de la Guerra de la Independencia…, p. 18.