Capítulo 7. La casa del mayorazgo de los Fresnos, almacén de artillería del Castillo

Lámina 1. Posesión tomada del Mayorazgo de los Fresnos en 1660

Lámina 1. Posesión tomada del Mayorazgo de los Fresnos en 1660

En 1660 tomaba posesión de los bienes del mayorazgo de los Fresnos en su casa solar del castillo de Badajoz el regidor cacereño Diego de Carvajal Moscoso, en nombre de su hijo Juan de la Rocha [1]. Sucedía al también cacereño y caballero de la orden de Calatrava Pedro de Carvajal Ulloa, capitán de caballos corazas “fallecido en una emboscada en las Mesas”, como narraba Silva Barreto. También capitán de caballos había sido su antecesor Gómez de la Rocha, quien había recibido el mayorazgo por ser el hijo segundo de Baltasar de Tovar y Alvarado, para quien lo fundó el Licenciado Juan Rodríguez de Mora. Interesa de este documento (Lám. 1) el cargo de “mayordomo de la artillería” que se indica para uno de los testigos, que parece indicar que la casa estaba en uso en esa fecha como almacén:

Poseson

En la ciudad de badajoz, a once días del mes de julio de mil e seiscientos y sesenta años Gonzalo de la rocha de tovar clérigo […] En virtud del poder que tiene de don diego de Carvajal Moscoso caballero del orden de alcantara  e vezino y y regidor del la ciudad de Caceres como padre curador y administrador de don Juan de la rocha su hijo requirió a manuel de Aguilar alguacil Ordinario desta ciud le de la poson de los bienes del mayorazgo que fundo Juan Rodriguez de mora y en …. de las casas [principales?] que están el el castillo desta ciud y estando en las dhas casas el dho alguacil entro de la mano en dhas casas al dho Gonzalo dela rocha e en el dho nombre y con la forma …Correg or el qual la tomo […]  y  sin contradición ninguna Y en señal de ella se paso y serro y abrió las puertas// Y ansimesmo la tomo de la plazuela que esta delante de las dhas casas y de cómo toma la dha posesión siendo testigos Martin de Ferrer Moleon[?] mayordomo de la artillería Juan Fcº Suarez y Tomas de Aldana vecinos de esta ciudad.

Desde el comienzo del conflicto con Portugal se vio oportuno aprovechar la situación del castillo de Badajoz y sus construcciones interiores, planteándose ya en 1641 utilizar algunos edificios como cuartel para quinientos soldados y almacén de artillería de la plaza[2]. Se desconoce la fecha exacta en que se habilitó la casa fuerte del mayorazgo de los Fresnos como “almagaçen” de artillería. En mayo de 1641 el Conde de Monterrey, entre las órdenes que daba para mejorar las defensas de la ciudad, decía que[3]:

“…y lo que aora se ha reconozido que se podrá hazer es algunos reparos en el castillo, con que estará capaz de que puedan ponerle en el todas las municiones de guerra, y tren de Artilleria …”

Lo mismo se argumenta dos años más tarde por parte del Conde de San Esteban[4]:

 “... por las apariencias que hay de que la guerra de Portugal podía durar algunos años se halla la Provincia y frontera de Extremadura sin ningun puesto de consideracion donde con seguridad se pueda hacer plaza de armas, y juntar las cosas necesarias, como municiones, vivieres, pertrechos de la artilleria y otras cosas de que se necesita en semejantes ocasiones, y que ninguna llega a tener las circustancias que el Castillo de Badajoz, que esta fundado sobre peña viva…” 

La casa fuerte seguramente fue alquilada por la Real Hacienda a Gómez de la Rocha, momento a partir del que dejó de ser la morada de los poseedores del mayorazgo. También se arrendaron para almacenes de artillería la casa del mayorazgo de los Tovares y la de los Acevedos, controladas ambas por el primer conde de la Roca, residente en Madrid. Finalizada la guerra la casa fuerte y sus aledañas siguieron siendo utilizadas como almacenes[5] :

En consulta de 18 de Noviembre del año pasado de 669 dio quenta a VMª. el consejo que en Badajoz estan veinte y ocho barcas del Tren del ejercito representando convendria estubieran de bajo de cubierto, para que los temporales no las consuman, y que para hazer el cobertizo se proveyesen 2371 escudos que son menester, y otros mil para aderezo de lo Almazenes donde estan las municiones y pertrechos de la Artilleria por tener mucha necesidad de reparo (…) Que se provean los mil escudos que se piden para reparo de los quatro Almacenes de Badajoz, pagar los alquileres que dellos se deben y aderezar asimismo los de Alburquerque, Alcántara y Moraleja por el daño que reciben las municiones que ay en ellos pues es inescusable resguardarlas de las aguas (…) .

Se firmó el contrato (Lám. 2) para efectuar las reparaciones en los almacenes de Badajoz el 27 de julio de 1671[6], obras que consistían en varias reformas en tres inmuebles y la construcción de un cobertizo:

 … En los almagacenes a donde están en esta Plaça los peltrechos de Guerra y municiones que tiene para su defensa la obra, y por la cantidad siguiente

Primeramente una rafa en la casa que era de el Sr. Conde de la rroca sacándola desde lo firme de los cimientos, la cual a de tener dos baras de grueso en el nacimiento y subiéndola con la escarpa que pide el arte  y tantearse las paredes y esquina de dha casa que están cubiertas con cal.

Asimismo e de hacer un cobertizo en el corral grande questa frente de el almasen que llaman de D. Gomez de la rrocha el qual a de llegar de estremo a otro que es todo el largo del dho corral haziendole los pilares de ladrillo de dos tercias de grueso en qual— de estas quinze pies uno de otro y de alto an de tener tres baras a los cuales les e de sacar sus simientos desde lo firme y porque la muralla donde an de asentar las maderas es que tengo que alzar dha pared de modo en la altura que pueda meter con el tejado a caña junta.

E asimesmo tengo de solar una sala grande de la casa del dho Conde de la Roca de dos ladrillos

E asimesmo e de solar otra sala en el almagazen de la Polvora que cae frente de San Pedro de dos ladrillos

E asimesmo tengo de enladrillar otra sala de dos ladrillos en el almazen de D. Gomez que esta caída

E asimismo en el dho Almazen tendo que enladrillar también un pedaço que esta sin ladrillo en la sala que esta la pica

Capítulo 7; lámina 1

Lámina 2. Contrato para la reparación de los almacenes del Castillo

Lámina 2B. Contrato para la reparación de los almacenes del Catillo

Lámina 2B. Contrato para la reparación de los almacenes del Castillo

Los almacenes se mantuvieron tras el fin de la guerra con Portugal en edificios alquilados a particulares, siendo conocidos por el nombre de los que eran o habían sido propietarios. El primero de los edificios que se citan en el documento se identifica como “la casa del Conde de la Roca”. Juan Antonio de Vera y Figueroa, primer conde de la Roca, perteneció a una familia de hidalgos extremeña con su casa solar en Mérida. Por herencias y compras se fue haciendo de un gran número de posesiones en el término de Badajoz. Así, tras los éxitos de su embajada en Roma, conseguía en 1627 que su mayorazgo de Sierra Brava, con tierras próximas a Almendral, alcanzase el título de vizcondado. Un año después el recién comprado señorío de la villa de Manzanete (a la que cambió el nombre por La Roca, hoy La Roca de la Sierra) se convertía en condado de la Roca [7]. Posesiones que se unían al mayorazgo de los Tovares, en el que había sucedido su segunda esposa, María de Vera y Tovar, con la que había contraído matrimonio pocos años antes, en 1623, y que ésta había aportado como única dote [8]. Este mayorazgo, además de tierras en Badajoz, incluía también una casa en el castillo de la ciudad [9], situada frente a la iglesia de San Pedro.

También en 1627, en el mismo año en que había heredado de su tío-abuelo, Diego de Acevedo, el mayorazgo de Botoa [10], el primer conde puso pleito a su hermano Fernando por la sucesión en el mayorazgo de los Acevedos [11]. Aunque no consiguió su objetivo en este pleito -pues finalmente se falló a favor de su hermano Fernando-, años más tarde el condado de la Roca y el mayorazgo de los Acevedos terminarían confluyendo en sus descendientes, ya que el condado recaería en los sucesores del mayorazgo de los Acevedos, alternando ambos en los Vera hasta principios del siglo XIX, tal como se documenta en los pleitos que se citarán más adelante.

Ni el primer Conde de la Roca ni tampoco su hermano Fernando de Vera y Acevedo tuvieron nunca su residencia en sus posesiones del castillo de Badajoz. Sus respectivas misiones en la diplomacia y el ejército les situaban desde hacía años en el extranjero, estando desocupadas esas casas cuando se produjo el levantamiento de Portugal en 1640. Cuando Juan Antonio de Vera regresó a España en 1646 fijó su residencia en Madrid. A partir de esa fecha, y seguramente tras la compra a la Corona de la tenencia y alcaidía del castillo de Badajoz [12] debió de producirse el alquiler de las casas vecinas al palacio para almacén de artillería. Alquileres de los que se beneficiaron ambos hermanos: Fernando poseía la casa de los Acevedos y Juan Antonio administraba la otra casa fuerte situada frente a la iglesia de San Pedro, vinculada en el mayorazgo de los Tovares, del que fue poseedora primero su  esposa, María de Vera y Tovar, y luego sucesivamente sus hijas María Antonia y Catalina .

La casa de la que se dice en el contrato de reparación de los almacenes que “servía de almacén de pólvora”, situada frente a la iglesia de San Pedro, no puede ser otra que la casa del mayorazgo de los Tovares. En cuanto al cobertizo que mandan construir enfrente del “almacén que llaman de D. Gómez de la Rocha” es el que aparece en todos los planos del castillo adosado a la muralla, al otro lado de la plaza que se extiende frente a la fachada del edificio del museo. El cobertizo, construido inicialmente para guardar un puente de barcas [13], se reparó unos años después, en 1688, momento en el que se permitió al contratista que para la obra:

… se le a de dexar y consentir sacar agua para la dha obra de la sisterna que esta dentro del Almagaçen de frente de dho Cobertiço y alguna piedra lo simientos de edificios caidos qu están dentro de dos Almagaçenes.

La situación de esa casa de Gómez de la Rocha frente al cobertizo permite identificarla con total seguridad con el edificio del museo. Gómez de la Rocha fue el hijo segundo de Baltasar de Tovar y Alvarado y su sucesor en el mayorazgo de los Fresnos, de quien sabemos por Silva y Barreto que falleció sin descendencia. Después de Gómez de la Rocha nadie más volvió a hacer del palacio su morada. Los sucesores en el mayorazgo vivían en Cáceres, y ni siquiera se desplazaban a Badajoz para tomar posesión, tal como hizo en 1660 Diego de Carvajal Moscoso de la Rocha. Once años después, al firmarse el contrato de reparación en 1671, y habiendo pasado ya  por tres sucesiones el mayorazgo, la casa era todavía conocida por el nombre del último de sus propietarios de Badajoz que había vivido en ella.

Lámina 2. Sucesión del condado de La Roca y del mayorazgo de los Acevedos

Lámina 3. Sucesión del condado de La Roca y del mayorazgo de los Acevedos

Descartados el resto de los edificios que se usaban como almacenes, la “casa del dho. conde de la rroca” a la que se refiere este documento sólo puede ser la casa de los Acevedos, pues destinada a ese fin aparece en el plano de Suecia, al igual las anteriores. Desde 1671, el mismo año de este documento, y hasta 1685, en que falleció, Mariana de Vera y Acevedo fue la titular del mayorazgo, sucediendo a su padre, Fernando de Vera y Acevedo, hermano del primer conde de la Roca. Fernando había recibido el mayorazgo tras la muerte de Diego de Acevedo en 1627, y después de ganar el pleito por su sucesión que tuvo con su hermano Juan Antonio. En 1663, fecha en que fallecía Fernando Carlos de Vera y Tovar, segundo conde de la Roca, le sucedió como tercera condesa su hermana Catalina de Vera, vecina de Madrid. Catalina era prima hermana de Mariana de Vera y Acevedo. Tras la muerte sin sucesión de Catalina, sería cuarto conde de la Roca el hijo de Mariana, Fernando de Vera Ladrón de Guevara. El segundo hijo de éste, Vicente Javier, VI conde de la Roca tras la muerte en 1730 de su hermano mayor Pedro Silverio, sucedería también en el mayorazgo de los Acevedos en 1736, como tutor de su hija Guadalupe.

En este documento se evidencia que, del mismo modo que el edificio del museo cuando ya era posesión de Juan de Carvajal aún se conocía como “la casa de Gómez de la Rocha”, la casa solar del mayorazgo de los Acevedos en ese momento, 1671, se conocía en Badajoz entre las personas que habían de firmar el contrato para su reparación, como la “casa del conde de la Roca”, sin entrar en averiguaciones por saber quién era realmente su legítimo propietario. Denominación que aún mantendría durante más de un siglo, a pesar de los sucesivos cambios en la titularidad del mayorazgo entre los miembros de esta familia. Guadalupe de Vera sucedería en el mayorazgo de los Acevedos después de un nuevo pleito, comenzado en 1736 por su padre, el VI Conde de la Roca, como su curador, con su pariente la condesa de Encinas, María Francisca de Loaisa Vera y Acevedo [14]. En 1736 había fallecido sin sucesión Maria Ignacia de Vera, marquesa de San Esteban, anterior mayorazga de los Acevedos y hermana del cuarto conde de la Roca [15]. De ella daba una breve noticia Silva Barreto [16], indicando una vez más la ubicación de la casa solar del mayorazgo:

En las casas frontero de Santa María, que oy son de la Marquesa de San Estevan (hermana del conde de la Roca)… 

El uso como almacén de artillería de este grupo de casas alquiladas a particulares se prolongó durante más de un siglo. En 1736 se indica de nuevo en otro documento (Lám. 4) en el que vuelven a aparecer los nombres de sus propietarios [17]:

Lámina 3. Relazion de las Casas de particulares que sirven de Quarteles y Almazenes en la Plaza de Badajoz y su Castillo, que con distinzion de los tiempos desde que se hallan Alquiladas por Real Hazienda, lo que ha correspondido anualmente a cada una y el ymporte total de lo que han devengado hasta fin de Diziembre de mil settezientos y treinta y zinco es como se sigue=

Lámina 4. Relazion de las Casas de particulares que sirven de Quarteles y Almazenes en la Plaza de Badajoz y su Castillo, que con distinzion de los tiempos desde que se hallan Alquiladas por Real Hazienda, lo que ha correspondido anualmente a cada una y el ymporte total de lo que han devengado hasta fin de Diziembre de mil settezientos y treinta y zinco es como se sigue=

 

Almazenes de Muniziones y Provisión

Nombres de las referidas Casas Tiempos desde que están Alquiladas por la Real Hazienda Lo que se paga de alquiler cada año Importe total de lo que han devengado hasta fin de Dizre. de 1735
La de Don Diego Zapata y Rocha Desde 1º de octre de 1718 D550 60.153,13
La de Dn. Diego Antonio de Thovar Desde principio de 1703 hasta fin de 1715 y desde el 1 de enero de 1721 en adelante D220 50.186,20
La del Conde de la Roca Desde 23 de Novre. de 1722 D200 10.951,13
La del Marqués de Gramosa Desde 26 de agto. de 1731 D700 30.033,11 1/3

En este documento el Intendente de la provincia de Extremadura daba cuenta al Secretario de Estado, José Patiño, de los gastos que por los alquileres de casas para cuarteles y almacenes se pagaban en la ciudad y su castillo. En él se relacionan, junto con el Conde de la Roca, los nombres de los otros propietarios de las casas  destinadas a ese fin: Diego Antonio de Thovar, el marqués de Gramosa y Diego Zapata y Rocha.  La casa del conde de la Roca sería la casa solar del Mayorazgo de los Acevedos, que en esa fecha administraba el sexto conde de la Roca como tutor de su hija Guadalupe. De Diego Antonio de Thovar se sabe que en esa fecha era sucesor en el mayorazgo de los Tovares [18], y la casa que formaba parte de su mayorazgo estaba situada frente a la iglesia de San Pedro.

El quinto marqués de Gramosa en esa fecha era Martín Pedro de Castejón Belvís e Ibañez, casado con Teresa Ibañez de Segovia. Por Silva Barreto se sabe de su origen y relación con los Tovares [19]. La casa de su propiedad que servía de almacén de grano estaba situada en el campo de San Francisco[20]:

Señor: Haviendose executado diferentes reparos de Albañilería enlas Cassa del Campo de Sn. Franzco, de esta Ziudad pertenez. Al Marques de la Gramosa donde se han Almazenado los granos de quenta de SM…

La relación estaba encabezada por Diego Zapata y Rocha, en quien había recaído la sucesión del mayorazgo de los Fresnos.

Apenas tres años después de redactarse este documento, en 1739 el ingeniero Ignacio de Sala indicaba, en el plano de un proyecto para una fortificación a realizar en el castillo, cuáles eran las casas que estaban alquiladas como almacenes y cuarteles (Lám. 6).

Lámina 4. Detalle del plano de Ignacio de Salas de 1739. Con la letra O indica las "Casas de particulares que presentemente sirven de Almazenes y Quarteles

Lámina 6. Detalle del plano de Ignacio de Salas de 1739. Con la letra O indica las “Casas de particulares que presentemente sirven de Almazenes y Quarteles”


  1. María Antonia de Carvajal, mujer de Juan Pizarro de Vargas, vecino de Trujillo, con Diego Carvajal, su hermano, sobre el mayorazgo que fundó Juan Rodríguez de Mora, que llaman de los Fresnos. AHN, CONSEJOS, 30398, Exp.1. fol.32-v.
  2. Así lo afirma Julian García Blanco, apoyándose en el informe de Gaspar Toralto y las noticias de los cabildos municipales GARCIA BLANCO, J.: "Puertas de Badajoz". http://puertasdebadajoz.blogspot.com.es/2007_07_01_archive.html.
  3. AGS-GYM, leg. 1403
  4. AGS-GYM, leg. 1472
  5. "Consulta de 28 de febrero de 1670 sobre el puente de barcas existente en Badajoz". IHCM, Colección Aparici-XXVIII, folio 138-v. Citado por GARCÍA BLANCO, J.: La Muralla abaluartada de Badajoz.  http://murallaabaluartadadebadajoz.blogspot.com.es/2010/07/2.html
  6. AHPB, Prot. 360, fol. 201 y 202.
  7. Así lo refiere detalladamente FÉRNANDEZ-DAZA ÁLVAREZ, C. en la introducción a su edición de la obra del I Conde de la Roca: Al Pío, al Grande, al Beatísimo Urbano VIII, p. 39.
  8. "Doña María de Tovar y Vera, hija mayor de Doña Antonia de Tovar Ibañez, y de Don Diego de Vera, Señores de Palaçuelo y Carija, fue Señora de la Casa de los Tovares de Extremadura y Villa-Castín, casó con Don Juan Antonio de Vera, Conde de la Roca…" ROMÁN Y CÁRDENAS, J.: Noticias genealógicas del linaje de Segovia continuadas por espacio de seiscientos Años, 1690.
  9. Tras la muerte de su esposa, María de Vera y Tovar, en 1648 sucederían en el mayorazgo de los Tovares sus hijas; primero María Antonia y tras la muerte de ésta en 1655 le sucedió Catalina, siendo el conde de la Roca su administrador. FÉRNANDEZ-DAZA ÁLVAREZ, C.: Op. cit. pp. 284 y 285.
  10. "Don Fernando de Azebedo y Vera, hermano segundo del I Conde de la Roca (…) heredó el mayorazgo de los Azebedos, en Badajoz el año de mil seiscientos y veinte y siete, al mismo tiempo que su hermano menor el de Botova, por muerte de Don Diego de Figueroa y Azebedo su tío, y como nietos de de Doña Teresa de Silva Pinel, hermana de aquel Cavallero". SALAZAR Y CASTRO, L.: Historia Genealógica de la Casa de Silva”. vol. 1, p. 640.
  11. Juan Antonio de Vera, conde la Roca, con don Fernando de Vera y Acevedo, su hermano y otros consortes, sobre la tenuta de cierto mayorazgo llamado de los Acevedos. AHN, CONSEJOS, 24869, Exp. 6, fol. 17-r y 18-v.
  12. Por la nada despreciable suma de 6.000 ducados. JIMÉNEZ ESTRELLA, A.: El precio de las almenas. Venta de alcaidías de fortalezas reales en época de los Austrias. p. 38. La venta fue protestada por el Concejo de la ciudad, como ya lo había sido la venta de la villa de Manzanete cuando se creó el Condado de la Roca para Juan Antonio de Vera. FÉRNANDEZ-DAZA ÁLVAREZ, C.: Op. cit. pp. 152 y 279.
  13. AHPB, prot. 344, fol 261-V. El diseño de las barcas para las que construyó inicialmente el cobertizo se conserva en un plano fechado en 1641: Modelo de las Varcas que ay hechas p[ar]a el puente. En carpeta: Badajoz, 1641. Don Juan de Garay, 30 de diz[iembr]e sobre el puente de varcas. Con carta de Juan de Garay. Badajoz, 26 de octubre de 1641. AGS, MPD, 67, 086.
  14. Según se recoge en la Ejecutoria del Pleito… 1774. ArRChgR, Pleitos 9106, 019. Fol. 25-r y 35-r.
  15. “Don Fernando de Vera y Acevedo (…) heredó el mayorazgo de los Acevedos en 1627 al morir su tío Diego de Figueroa y Acevedo. (…) En segundas nupcias casó con Aldonza de Vargas, viuda de su tío Gerónimo de Figueroa y Acevedo. Nacieron de ellos: (…) Don Diego Fernando,  que murió sin hijos. Doña Mariana de Vera, sucedió a su padre, señora del mayorazgo de los Acevedos. Su hijo, Don Fernando de Vera, fue IV conde de la Roca". FÉRNANDEZ-DAZA ÁLVAREZ, C.: Op. cit. p. 308. También se describe así la sucesión: “D. Fernando de Acebedo y Vera (…) hermano segundo de D. Juan Antonio de Vera, primer conde de la Roca, casó dos veces (…) y otra con Dª Aldonza de Vargas… Sin hijos del primero de estos enlaces, tuvo del segundo á: D. Diego Fernando de Acebedo y Vera… que no dejó posteridad. Dª. Mariana de Vera y Acebedo, señora de los Leales, casó en Madrid con D. Fernando Ladron de Guevara.. y tuvo por hijos a: Dª Maria Ignacia de Vera, de cuyo matrimonio con Don Alonso de Peralta y Cárdenas marqués de San Esteban… nació una hija que murió en la infancia; D. Fernando Francisco de Vera  Guevara, cuarto conde la Roca…” DE BURGOS, A.: Blasón de España: libro de oro de su nobleza. Reseña genealógica de la Casa Real, la grandeza de España y los títulos de Castilla”. vol. 5, p. 221.
  16. SILVA BARRETO Y ALMEIDA, A.: Descripción de la ciudad de Badajoz que fue cabeza de reino [Manuscrito de 1706]. RAE, legado Rodríguez-Moñino, RM 7098 fol. 6-r.
  17. Contestación de D. Juan de Hourlier a D. José Patiño, relacionándolas casas particulares empleadas en cuarteles y almacenes de Badajoz. AGS, SGU, leg. 3668, fol. 2-v.
  18. El mayorazgo de los Tovares pasó de la primera condesa de la Roca a sus hijas, y después a su hermana Catalina, todas sin descendencia. Después a los sucesores de su hermana menor Francisca, desposada con Diego de Ovando Saavedra, de Cáceres. A este sucedió su hija Antonia de Tovar, esposa de Pedro Antonio Morillo Pardo, padres de Diego de Tovar Murillo, quien no tuvo descendencia, pasando el mayorazgo a Diego Antonio de Tovar Ovando. MAYORALGO Y LODO, J.M.: La Casa de Ovando (Estudio Histórico-Genealógico). Cáceres, 1991. Págs. 174 y 718.
  19. "Juan de Tovar y Bañez, que llamaron el galan por averlo sido caso en Segovia con Doña Mariana de Ryvera, sin hijos,  murió el Año de 1588. Fue alcalde del consistorio de Badaxoz y hizo este caballero las casas del castillo de dicha ciudad en la calle de Santiago..." SILVA BARRETO Y ALMEIDA, A.: Nobleza de Extremadura, fol. 212. Más adelante encontramos la sucesión hasta los marques de Gramosa: "Condes de Salaçar y Castelnovo, Marqueses de Gramosa. En la casa de Tovar y Bañez escripta en este libro en el folio 212 queda dicho que don Pedro y Bañez de Segovia y Tovar caballero del Horden de Calatrava avia subsedido a sus Padres en el Mayorazgo y casas de las Vegas junto a Segovia y en las casas de Leguizamon de Vizcaya, y en la de los Paredes Medinas de Badaxoz, este caballeros caso en Bilbao con Doña Mariana de Leguizamon Marrique su deuda y fueron hijos de este matrimonio: 1. Don Pedro Ibañez de Segovia y Tovar, 2. Doña Theresa  y Bañez y Leguizamon de quien luego se dirá (…) 3. Don Pedro y Bañez de Segovia subseçor en la casa de sus Padres fue caballero del Horden de Calatrava y primero Marques de Gramosa por Merced del señor Rey Don Felipe quarto de Castilla (…) 4. Doña María de Velesco y Aragon Marquesa de Gramosa condesa de Salaçar y castelnovo que este Año de 1710 esta casada con su tio Don Juan de  Idiaquez y Eguía theniente general de los Exercitos del Rey en Cataluña, Sargento mayor de las Guardias de Corp… No tuvieron descendientes, les sucedió Martín Pedro de Castejón Belvís e Ibánez (1663-1736) V Marqués de Gramosa, casado don Teresa Ibáñez de Segovia, luego con Ana Laura González de Castejón. Le sucedió Martín Nicolás González de Castejón e Ibañez de Segovia (1690-1752) VI marqués de Gramosa".
  20. AGS, SSH Leg. 565 27 de mayo de 1735. Carta de Juan de Hourlier a Joseph Patiño. Pide Aprobazion para el âbono de 688 Re. Y 18 mms gastados en reparar unas casas destinadasâ almacenar los Granos de la Provision… 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *