Capítulo 9. El Cuartel de Infantería de San Pedro

Lámina 1. Plano del proyecto para el Almacén de Artillería de Martín de Gabriel, de 1764.

En 1764 el ingeniero militar Martin de Gabriel firmaba el plano incluido en el proyecto que él mismo redactó para la ampliación del Almacén de artillería del Castillo de Badajoz [1]  (Lám. 1). En este plano, sobre el  trazado de los edificios preexistentes que conformaban el que todavía seguía siendo almacén de Artillería del Castillo, se superpone un proyecto para su ampliación, con la construcción de un gran edificio en el solar colindante por el norte al edificio del museo, derribando incluso para ello algunas de las casas contiguas. El palacio del museo se describe en uso como almacén y se mantendría sin reformar; nada se dice acerca de su propietario.

Lámina 2. Recreación de los Almacenes de Artillería del Castillo según el plano de Martín de Gabriel de 1764.

Lámina 3. Detalle de la leyenda del Plano del Almacén de Artillería sito en el Castillo de Badajoz, de Martín de Gabriel, 1764.

De la casa vecina al palacio, además de indicarse que era propiedad del conde de la Roca, se apunta que “sirve de convalecencia del Hospital Real” (Lám. 3). De la casa situada frente a la iglesia de San Pedro aquí sólo se dice que es “Casa de poco servicio, ocupada con efectos del Parque”. En la parte superior, por detrás del edificio del museo, aparece el contorno de otra casa más, en la misma ubicación que en el plano anónimo de 1739 se situaba el Cuartel de Inválidos. De ella se escribe en la leyenda: “E. Casa del todo inútil, por amenazar ruina”. Para esta casa y también para la situada frente a la iglesia de San Pedro se proponía su demolición, a fin de construir el nuevo edificio proyectado, obra que no llegó a efectuarse.

Una vez más, las atribuciones de la propiedad de las casas que se hace en el plano son erróneas: en 1764 el mayorazgo de los Acevedos ya no lo administraba el VI conde de la Roca, quien así lo había hecho como tutor de su hija Guadalupe desde 1734. En la fecha del plano de Martín de Gabriel en el mayorazgo había sucedido su nieto Antonio María de la Cerda y Vera, el hijo de Guadalupe de Vera y Joaquín de la Cerda y Torquemada, marqués de la Mota de Trejo. Tal como sucedió un siglo antes, se seguía atribuyendo la propiedad de la casa del mayorazgo de los Acevedos al conde de la Roca.

 En esa mismo año de 1764 se planteó por parte del Secretario del Despacho de Guerra la edificación de nuevos cuarteles para infantería y caballería en Badajoz, en el entorno del convento de Santo Domingo [2]. El objetivo era procurar unas condiciones de alojamiento saludables para la tropa, pues se achacaba el elevado número de deserciones a la nefasta salubridad de las instalaciones existentes. Junto a estos edificios también se había construido un nuevo Arsenal de Artillería, mediante la ampliación del antiguo cuartel de Las Palmas, también próximo al convento de Santo Domingo.

Contar con ese nuevo arsenal permitió a Gregorio Muniaín, por entonces capitán general de Extremadura  a la vez que Secretario del Despacho de Guerra, aprobar que, en tanto no se construyesen los nuevos cuarteles proyectados,  el almacén del castillo se convirtiese en cuartel de Infantería:

Establecido el arsenal de artillería en el Quartel de las Palmas, se pueden componer sus tinglados para tropa y haciendo los que falten, colocar dos Batallones en la situación más ventilada de Badajoz.

El VII conde de la Roca habría sido el promotor de la transformación del almacén de artillería en el cuartel de Infantería del Castillo, como consecuencia de haber sido en 1766 refundador y coronel del Regimiento Extremadura, con sede en Badajoz. Unos años antes, en 1762, siendo coronel del Regimiento de Milicias Urbanas de Badajoz, ya había presentado una primera oferta al rey para levantar un regimiento de Infantería compuesto de nacionales de Extremadura, que no fue aprobada en esa ocasión [3]. Después de ser aprobada la concesión en 1766, el VII conde de la Roca sería durante años su coronel, además de gobernador militar de la plaza de Badajoz. Seguía los pasos de su padre, quien en 1734 había también obtenido el permiso para fundar un Regimiento de Dragones, el de Cuantiosos de Extremadura, que se disolvería con la reforma de Ensenada de 1754 [4]. Fue también gobernador militar de la plaza, y tenía su palacio en la plazuela de la Soledad [5].

En 1766, cuando el VII Conde de la Roca creaba el Regimiento Extremadura, ninguno de los cuarteles proyectados en torno al convento de Santo Domingo se habían llegado a construir, por lo que se suplían mediante el alquiler de casas de particulares. La situación se mantendría todavía durante varias décadas más, tal como explicaba el ingeniero Navacerrada en 1778 [6]:

…siendo constante y notoria la falta en esta Plaza de Quarteles (…) porque solamente se halla un Quartel que se nombra de Sto. Domingo, (…) capaz escasamente para un batallón de Infanteria deviendose acuartelar todo el resto de la Guarnición en edificios no propios para este destino y lo más en casas alquiladas. Y mirando tambien a más de esta combeniencia al estado, los intereses de la Real Hacienda por quanto incesantemente se expenden crecidas sumas tanto en abilitación de las casas para este destino, sus continuas reparaciones… agregándose la monta de perennes alquileres.

Lámina 4. Vicente María de Vera y Ladrón de Guevara, VII Conde y I Duque de la Roca, retratado por Francisco de Goya.

La transformación del almacén de artillería del castillo en cuartel de Infantería respondía al interés del VII Conde de la Roca en que el Regimiento Extremadura ocupara sus propiedades situadas en el castillo. La intención se adivina incluso en el proyecto presentado en el plano de Martín de Gabriel de 1764, aunque en este se indicase que su fin era servir de almacén de artillería. A pesar del estado de abandono que padecía el almacén del Castillo (que la propia leyenda del plano manifiesta) se proponía la construcción de un gran edificio de dos alturas, sin duda más útil como cuartel que como almacén. Un contrasentido aún mayor por cuanto que esa ampliación era innecesaria, una vez construido el nuevo Arsenal de Artillería de las Palmas [7]. La finalidad de la ampliación no sería otra que, precisando el nuevo Regimiento de un cuartel donde alojar a la tropa y, como indica la condición XII que regía su concesión [8], ser también remunerado, además de por el alquiler de los edificios, en función de su número de plazas:

Las camas que necesitase en el Quartel de Assamblea, las franqueará el respectivo assentista; y le satisfará el Proponente lo que reglare de equidad el Intendente por su uso hasta que cada compañía entre al goce desde el numero de treinta Plazas en adelante.

De estas propiedades venía su familia obteniendo pingües ganancias por su alquiler desde hacía ya más de un siglo [9], rentas que ahora se incrementarían con su transformación en cuartel para el Regimiento Extremadura.

Tras la concesión al conde de la Roca de inmediato el Regimiento Extremadura pasó a tener su cuartel en el antiguo almacén de artillería. El Regimiento, como narraba Hernández Tolosa [10]estaba ya en activo en 1766. En 1768, cuando Francisco Herrera y Zapata volvía a solicitar la compra de sus casas fuertes, que habían estado desde “tiempo inmemorial” alquiladas para almacenes, se decía que eran ya cuarteles de Infantería:

el Ingeniero (…) conviene en que es útil esta casa que ha servido para la Artillería, i actualmente de Quartel de Infantería; i si en adelante se construyesen los Quarteles sería necesario el terreno que ocupa…

Aquí se indica la intención de ampliar el nuevo cuartel del Castillo, pues las edificaciones existentes no eran suficientes para alojar a la tropa. Por ello fue necesario alquilar varios inmuebles de la plaza Alta hasta 1772, en que la disminución del número de efectivos del Regimiento lo hizo innecesario. En los documentos que se conservan  se indica sobre ello[11]:

Este Quartel parece que debe subsistir, porque estando en su pie completo este Regimiento y precisandose de una cama por soldado, no basta el principal Quartel que tiene en el Castillo. En el día tiene estos dos, y otra casa y aun me ha manifestado el Coronel que necesita mas alojamientos para su tropa.

Pero la construcción del nuevo cuartel en el Castillo no llegó nunca a realizarse.En el plano de 1772 de Ruiz de Olano sólo se indica sobre este grupo de casas que son el “Cuartel del Castillo[12]. Su estado aparece documentado con seguridad en 1778 [13], año en que el ingeniero Manuel de Navacerrada indicaba:

En las casas del Castillo antiguo propias del Rey en que está aquartelado parte de un Batallón del Regimiento de Extremadura, como viejas y de mala consistencia, has sido urgentes varios reparos…

Aquí el Ingeniero Navacerrada nos dice claramente que estas casas son “propias del Rey”, sin precisar si se refiere a todas las que se usaban como cuartel o sólo al edificio del museo. Lo único seguro es que pocos años antes, en 1764, cuando se proyectó la ampliación del almacén de artillería por el ingeniero Martín de Gabriel se indicaba en la memoria del proyecto que las casas situadas al norte del palacio aún eran de particulares [14]:

Nota: que en el calculo o tanteo antecedente no se comprehende el importe de las casas o terrenos que deben ocuparse con esta adicción al Almazen, pues se ha de hacer por su justa tasación, y a satisfacción del Intendente General de este Exercito y Provincia: Pero siempre de los despojos de dhas cassas se sacará y aprovechará con corta diferencia el todo de lo que podrían costar, mediante el mal estado en que se hallan y ser en el día de poco o ningún servicio a sus dueños.

No se vuelven a encontrar otras referencias al cuartel de Infantería del Castillo hasta el informe de Manuel Pueyo de 1787 [15] en el que nada se dice ya de su propietario:

El castillo (…) es el paraje más estratégico para asegurar la defensa de esta Frontera, dentro de sus muros están el Hospital R. el Quartel de Ynfantería del Castillo; el de Presidiarios, y otros varios edificios y Hermitas (…) Existe un Quart. De Infantª cerca del Combento de Sto. Domingo en que caben 600 hombres está en buen estado. Otro en el Castillo compuesto de diferentes edificios,  Es capaz de un regimiento.

Su uso como cuartel de Infantería se vuelve a describir una década después, en el plano de Cayetano Zappino fechado en 1798 (Lám. 5). El encabezado de su leyenda indica [16]

Plano de las casas que sirven de Quartel de Ynfanteria en el Castillo de esta plaza…
Lámina 11. Plano de Cuartel de Infantería del Castillo, de Cayetano Zappino. 1798.

Lámina 5. Plano de Cuartel de Infantería del Castillo, de Cayetano Zappino. 1798.

En este plano se vuelve a proponer una ampliación -algo más reducida que la que proyectó Martín de Gabriel en 1764- para responder a las necesidades de alojar el regimiento completo, pues según termina su título:

…en que se manifiesta el aumento de las Cuadras pa. qe. sea capaz de dos Batallones.

A principios del siglo XIX, aunque no se habían llevado a cabo las ampliaciones proyectadas, las edificaciones del cuartel se encontraban en buen estado, si bien necesitadas de mantenimiento [17]:

En el Quartel del castillo capaz de dos Batallones q. esta muy deteriorado es indispensable atender a la Recomposzn  Gral de sus pisos, puertas y ventanas, blanqueo y recorrer su tejado, para lo que será suficiente la cantidad de 14.600.

La mejor muestra de ese buen estado la encontramos en el plano de José de Gabriel de 1803 (Lám. 6). En el perfil, los edificios del cuartel se representan encalados y con sus cubiertas en buen estado[18].

 

Lámina 6. José de Gabriel: “Plano que manifiesta la altura del castillo antiguo de la Plaza de Badajoz…” 1803. El círculo indica la situación del palacio.

Lámina 7. Detalles del cuartel en el castillo de Badajoz. José de Gabriel.

Lámina 8. Detalle de la leyenda del plano del Castillo de Badajoz. José de Gabriel.

En este plano [19] firmado por el ingeniero militar badajocense José de Gabriel, hijo del anterior, se identifican los propietarios de las diferentes construcciones, representadas en planta y alzado, que conformaban el cuartel de Infantería. Así, se nombra al edificio del museo como “casa del Conde de los Acevedos”, y se vuelve a denominar “casa del Conde de la Roca” a la construcción lindera que fue la casa solar de los Acevedos. La casa de los Tovares  aparece identificada en este plano como “Solar y torreón de la casa antigua de Zapata”. A estas casas se añadía dentro del recinto cercado del cuartel la vecina iglesia de San Pedro, que terminaría dando el nombre con el que se conocería a este cuartel de Infantería a comienzos del siglo XIX: el cuartel de San Pedro (Lám. 6 – 12).

 

Lámina 9. Recreación del cuartel de Infantería según el plano de de 1803.

Lámina 10. Ubicación de las casas descritas el plano de José de Gabriel de 1803.

Lámina 11. Perfil del Castillo Antiguo de la Plaza de Badajoz, José de Gabriel, 1803.

Lámina 9. Detalle de los edificios del castillo en el perfil de José de Gabriel de 1803.

Lámina 12. Detalle de los edificios del castillo en el perfil de José de Gabriel de 1803.

Se repiten una vez más los errores en la atribución de las propiedades de los edificios en este plano de 1803, pues en esa fecha era II Duquesa de la Roca Teresa de Vera Aragón y Nin de Zatrillas, quien había recibido el título de su abuelo, el VII Conde -y I Duque de la Roca desde 1793- Vicente María de Vera y Ladrón de Guevara [20] (Lám. 7).  En realidad, la casa que había sido solar del mayorazgo de los Acevedos era propiedad del II Conde de los Acevedos, Vicente de Vera Carvajal (1787-1811), segundo titular de este condado, y nieto del VI Conde de la Roca. El condado de los Acevedos había sido creado en 1780 para su progenitor, Vicente Antonio de Vera Ladrón de Guevara y Ulloa, a partir del mayorazgo de los Acevedos. El primer conde de los Acevedos fue el segundo hijo varón del VI Conde de la Roca, Vicente Javier de Vera Ladrón de Guevara, fruto de su segundo matrimonio con Polonia de Ulloa Carvajal. Vicente Antonio era, por tanto, medio hermano del VII Conde de la Roca, Vicente María [21].

La sucesión en el mayorazgo de los Acevedos había sido objeto de un largo pleito promovido por parte de doña Polonia, ya que al poco de nacer su hijo Vicente Antonio, en 1762, fallecía su marido, el VI conde de la Roca [22]. Pleiteó doña Polonia por la sucesión del mayorazgo como tutora de su hijo, a quien habría de corresponder por ser segundo hijo varón, contra el hijo del Marqués de la Rosa, Joaquín de la Cerda y Torquemada y de Guadalupe de Vera, segunda hija de Vicente Javier, quien desde 1740 era la anterior titular del mayorazgo de los Acevedos.[23].


  1. GABRIEL, M.: Almazen de Artillería sito en el Castillo de Badajoz con la adición que se propone de un Cuerpo de Edificios… para custodiar junto con el Almazen de la Plaza llamado de S[an]t[o] Domingo. 1764. AGS, MPD, 23, 029.
  2. Expediente producido por el Excmo. Sr Dn. Juan Gregorio Muniayn sobre remediar los perjuycios de la salud que padece la tropa en los Quarteles y Cuerpos de Guardia que habla de la necesidad de mejorar la salud de los soldados en los cuarteles. AGS, SGV. Leg. 3670 sin foliar. La situación de los nuevos cuarteles se indicaba en el plano que forma parte de este expediente denominado Plano de una porzion del Rezinto de la Plaza de Badajoz para demarcar el terreno que ocupan los proyectos del Arzenal, Quartel de Infanteria y el de Sato. Domingo que se aplica para Caballería incluido. AGS, MPD, 14, 058.
  3. ANDÚJAR CASTILLO F.: El sonido del dinero: monarquía, ejército y venalidad en la España del siglo XVIII, 2004. p. 295.
  4. ANDÚJAR CASTILLO F.: Op. cit., p. 205.
  5. Así se lee en la descripción de aclamación del rey Carlos en Badajoz en 1760: "En la Plazuela de la Soledad, y enfrente del Palacio del Conde de la Roca, Gobernador Militar de esta ciudad…" En la obra impresa Badajoz Festiva y Paz Augusta, obsequiosa en la Feliz aclamación del Sabio, el Magnanimo, el Gloriosos monarca de las Españas el Señor D. Carlos III y de su dignísima Esposa la Señora Dª. Maria Amalia de Sajonia, la Feliz, la Catholica, la Prudente. 1760. p. 37.
  6. AGS SGV. Leg. 5880. Sin foliar.
  7. Fueron numerosos las quejas de los Ingenieros destinados a Badajoz, en las que se ve involucrado el VII Conde de la Roca. Así se puede leer en los duros informes que una década después emitiría el Ingeniero Director Manuel de Navacerradan, en los que sus quejas se centran en la figura del Intendente, al que acusa de connivencia con los contratistas de las obras de reparación de la fortificación. Correspondencia de Don Manuel de Navacerrada sobre disputas con el intendente. AGMS, 3ª Sección, 3ª División, Ingenieros, Badajoz. 1778-1779. Fol. 9 y 10. Mucho más directo fue el cruce de acusaciones con el Conde de la Roca en 1786, de nuevo en contra de un Ingeniero Director, Ramón de Anguiano, por motivo de las reparaciones realizadas en el Hospital Militar (en concreto en una bóveda subterránea de los almacenes) en las que este ponía en entredicho la autoridad del Intendente y solicitaba la aprobación de sus superiores. AGS. Leg. 5880.
  8. En: Señor. El Coronel de Infanteria, Conde de la Roca, Coronel del Regimiento de Milicias de Badajoz, deseoso de imitar à sus ascendientes, que sirvieron en Capitanias Generales, ... ofrece ... el servicio de levantar, vestir, y armar à su costa, dentro del termino de un año, ... un Regimiento de Infanteria de dos Batallones con la denominacion de Estremadura … Respuesta al Memorial al Rey del Conde de la Roca, coronel de infantería, ofreciendo levantar, vestir y armar a su costa un regimiento de infantería de dos batallones, con la denominación de Extremadura. 1766. Biblioteca de Extremadura. FA 3557.
  9. A las rentas obtenidas por los alquileres se acababan de sumar los nuevos ingresos que había obtenido el VII Conde de la Roca durante el año siguiente al asiento del regimiento Extremadura con la venta de los puestos de oficiales (tenientes y subtenientes), incumpliendo la clausula de la concesión que exigía una experiencia de tres años en el ejército. ANDÚJAR CASTILLO F.: Op. cit., p. 225.
  10. "El señor don Vicente María Maria Ladrón de Guevara conde de la Roca levantó en esta ciudad un Regimiento de Infantería con el título de Fijo de Extremadura y teniendo ya en disposición de hacer servicio con orden que para ello tuvo de la Corte lo puso en actual y el día 2 de junio de este año fue el primero que montó la guardia de Granaderos en la puerta de palmas. Es muy lucido no obstante ser la oficialería mozos todos. Tiene uniforme blanco y vuelta amarilla. Teniente coronel que lo es don Miguel Dragonete vino nombrado de la corte como asimismo el Sargento Mayor los demás empleos han sido dados por el coronel con aprobación de arriba. Hijos de Badajoz son los más de los oficiales muy mozos pero sujetos que en lo venidero desempeñarán sus empleos". HERNÁNDEZ TOLOSA, L.: Op. cit., p. 85.
  11. AGS,SSH,556, 1 de enero de 1771
  12. RUIZ DE OLANO, P.: Plano de la Plaza de Badajoz con sus contornos. ARCGE, Signatura: Ar.Gbis-T.2-C.2Esp.156
  13. NAVACERRADA, M.: Relación del estado y adelantamiento de las obras de Fortificación y los Repasos en los Edificios Militares y en otros perteneciendo costearse por la Real Hacienda ejecutados en esta Provincia en los últimos seis meses del este presente año de 1778. AGS, SGV, Leg. 3666.
  14. GABRIEL, M.: Tanteo prudencial del costo que podrá tener la obra del Edificio y Tinglado que se proponen añadir en aumento y mayor ensanche del Almacén de Artillería de esta plaza, arreglado al Plano y Perfiles que se acompaña. AGS, SGV, Leg. 3670.
  15. PUEYO, M.: Relación de la consistencia de las plazas, castillos, y puestos fortificados de la provincia de Extremadura, 27 de noviembre de 1787. ARGMM, 5-5-6-5.
  16. ZAPPINO, C.: Plano de las Casas que sirven de Cuartel de Ynfanteria en el Castillo de esta Plaza en que se manifiesta el aumento de las Cuadras pa. qe. sea capaz de dos Batallones. Badajoz. 1798 nov. 8. ARGMM, PL BA-9/3.
  17. AMPUDIA, F.: Estado y consistencia de las fortificaciones de la plaza de Badajoz, 15 de diciembre de 1801. ARGMM, 5-5-7-7. p. 4.
  18. Prueba de sus buenas condiciones es que en 1807 se celebró en su “mayor y más espaciosa sala” un discurso dedicado a ensalzar el nombramiento como Almirante del más destacado de los badajocenses, Manuel Godoy. BOZA, B. DE: Discurso que desde una tribuna lucidamente vestida adornada con mirtos y laureles en la mayor y mas espaciosa sala del quartel del castillo de la ciudad y plaza de Badajoz pronunció al público en la noche del 16 de abril de 1807 D. Benito de Boza, subteniente de infantería retirado en clase de disperso, agregado a la referida plaza en que manifiesta los extraordinarios y más recomendables méritos que ha contraido en honor y beneficio de la Nacion Española el Serenisimo señor generalísimo Principe de la Paz. Badajoz, 1807.
  19. DE GABRIEL, J.: Plano que manifiesta la altura del castillo antiguo de la Plaza de Badajoz, con el detalle de su recinto formado de torreones, y muralla antigua, y de sus edificios mas principales. 1803. ARCGE, Signatura: AR Ar.G bis-T.2-C.2-159 SG+A. Es citado en varios artículos y estudiado y reproducido por CRUZ VILLALÓN, M.: Badajoz, Ciudad amurallada. 1999. Cruz Villalón, sin decirlo expresamente, da a entender que las identificaciones de las casas de los Condes de la Roca y de los Acevedos están trastocadas, pues cambia las letras con que se identifican en la leyenda los dos edificios y así, escribe que en el plano se atribuye el edificio del museo al conde de la Roca y la casa colindante al conde de los Acevedos.
  20. FÉRNANDEZ-DAZA ÁLVAREZ, C.: El primer Conde de la Roca. 1995. p. 309.
  21. FÉRNANDEZ-DAZA ÁLVAREZ, C.: Op. cit., p. 308. Cita su partida de bautismo en la catedral de Badajoz, el 5 de abril de 1762. También da noticia del bautizo el presbítero Hernández Tolosa, quien relata que el bautizo en la tarde del día 5 de abril de este año: "el Ilustrísimo Señor don Manuel Pérez obispo de esta ciudad. Puso los santos óleos a un hijo del conde de la Roca gobernador de esta plaza, fue la madrina su nuera la vizcondesa de Sierra Brava". HERNÁNDEZ TOLOSA, L.: Badajoz en el siglo XVIII. Libro de noticias. 1992. p. 32.
  22. Fallecía el VI Conde de la Roca antes de mayo de 1763, según documenta la Carta de don Vicente María de Vera Enríquez de Navarra dando cuenta a Su Majestad del fallecimiento de su padre don Vicente Javier de Vera y Ladrón de Guevara, Conde de la Roca y del Sacro [Romano] Imperio, Señor de Torremayor, Enguídanos, La Pesquera, Botua y Cubillos, y que ha sucedido en su Estado, por lo que pide la correspondiente Real carta de sucesión. AHN, CONSEJOS, 10094, Exp. 1. 1763-5-2.
  23. En 1766 el marqués de la Rosa (hijo de Guadalupe de Vera) ganaba el pleito, pero en la revista de 1769 se fallaba a favor de doña Polonia, confirmándose en 1773 tras haberse puesto el marqués de la Rosa recurso de suplicación de Mil y Quinientas. Ejecutoria del Pleito entre Maria Polonia de Ulloa y Carvajal, condesa viuda de la Roca, en representación de su hijo, vecino de Badajoz, con Joaquín de la Cerda y Torquemada, Marqués de la Rosa, en representación de su hijo, vecinos de Madrid, y Vicente María de Acebedo, conde de la Roca, en representación de su hijo, vecinos de Badajoz, sobre la sucesión del Mayorazgo que fundó Francisco López de Chávez Acebedo. 1774. ArRChgR, Pleitos 9106, 019. Fol. 45-r y ss.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *