Los dibujos de Filippo Pallotta de la campaña de Portugal de 1704

La campaña emprendida por el joven rey Felipe V al frente de su ejército en Portugal durante la Guerra de Sucesión a la corona española en la primavera de 1704 quedó plasmada en imágenes en un conocido grupo de cinco láminas, impresas en París por Nicolas de Fer [fr]. Los grabados recogen otros tantos momentos de la campaña, en los que se muestran, siguiendo el orden en que se sucedieron los acontecimientos: la partida del Rey desde el Alcázar Real de Madrid; el paso del Tajo por un puente de barcas; un plano detallado de la instalación de ese puente de barcas; el asedio de Portalegre; y, por último, un mapa del escenario donde se desarrolló el conflicto, los territorios de la Beira y el Alentejo fronterizos con Extremadura, en el que se ubican los lugares y fechas en que estuvieron instalados los campamentos del ejército real.

La firma del afamado cartógrafo parisino que aparece en el margen inferior derecho de cada grabado, en la que se declara “Geógrafo de Su Majestad que dirigió la obra”, relegó a un segundo plano no sólo a su grabador, Jacques François Benard[1] sino también a la del mismo autor de los dibujos, Filippo Pallotta, quien en el margen izquierdo indicaba haber realizado las obras en Madrid en 1704, como “Arquitecto e Inventor de Su Sagrada y Católica Majestad“. No sorprende pues que los grabados estén catalogados como obras de Nicolas de Fer en los diferentes ejemplares conservados en Madrid, tanto en la Biblioteca Nacional[2] como en el Archivo General Militar, en la Biblioteca Nacional de Francia[3] o en el Archivo Histórico del Ejército de Portugal[4].

Aspecto del Real Palacio de Madrid y su plaza, como estuvo el día 4 de marzo de 1704 en que el Rey Catholico Ntro. Señor d. Phelipe Quinto salió a la campaña de Portugal.

Pasaje del rey nuestro señor por puente de barcas que se construyó sobre el Tajo para ir desde la provincia de la Beyra a la de Alentejo el día 30 de mayo de 1704.

Puente de barcas por donde pasó el Rey don Phelipe Quinto el día 30 de mayo de 1704.

Portalegre sitiada y rendida por el Rey N.S. en 8 de junio en 1704.

Corografía perteneciente a las dos provincias de la Veira y del Alentejo de Portugal.

El carácter propagandístico de los grabados es evidente. No sólo por el propio contenido de las láminas, explícito en la cartela de cada una de ellas, que muestran al rey en cada momento al frente de su poderoso ejército victorioso. También por la riqueza y calidad artística de las obras, donde los marcos con figuras se integran en una cuidada representación del paisaje, sin que por ello se reste precisión y detalle a la escena dibujada, ya sea un abigarrado campamento, la planta de una plaza conquistada o el puente de barcas.

Los dibujos de la campaña de Portugal no fueron las únicas láminas de esas características salidas de la mano de Pallotta que vieron la imprenta. También son de su autoría los grabados que ilustran un libro editado en ese mismo año de 1704, en el que se describía la campaña de Italia llevada a cabo por Felipe V al frente de sus ejércitos en los años precedentes. Se trata de la obra de Antonio de Ubilla y Medina, marqués de Ribas, quien ocupaba un altísimo cargo en la Corte al ser Secretario del Despacho Universal, y que tenía por título Succession de el rey D. Phelipe V, nuestro señor, en la Corona de España; diario de sus viages desde Versalles a Madrid; el que executó para su feliz casamiento; jornada a Napoles, a Milán, y a su Exercito; successos de la campaña, y su vuelta a Madrid.”[5] El propósito del libro, incluso la elección misma de Ubilla para redactarla, no eran otros que la exaltación del nuevo monarca y el refuerzo de su legitimidad en la sucesión de la Corona, pues el marqués de Ribas, como Notario Mayor del Reino, había validado el testamento de Carlos II.[6]

Impreso en 1704 en Madrid por Juan García Infanzón, tal como se indica en su portada, el libro no llegó a editarse hasta comienzos de 1706, retraso que sin duda fue motivado por la impresión de las láminas de Pallotta que lo ilustran, pues aunque en ellas se indica que fueron dibujadas en Madrid, no serían grabadas hasta 1705 por Jan Baptista Bertherham e impresas por la Imprenta Real de E.H. Fricx de Bruselas. Sin duda fue el gran tamaño de las láminas (que se encuadernaron intercaladas y plegadas en el libro) el que impidió su impresión en Madrid, donde no había en ese tiempo una imprenta capaz[7].

Succesión de el Rey d. Phelipe V, Nuestro Señor en la Corona de España.

Guastalla sujeta a la obediencia del Rey Cathº Felipe Quinto a 8 de septiembre de 1702.

Demarcación de Mantua, su lago y serrallo; o sea la isla que forman el Río Po, el canal llamado Fossa de Cortaton y el río Minzio.

Embarco del Rey Nuestro Señor en el muelle de Barcelona para passar a Ytalia.

Las láminas dibujadas por Pallotta para ilustrar el libro de la campaña de Italia muestran grandes similitudes con las que realizaría sobre la de Portugal. En ellas se van alternando artísticos paisajes y vistas del viaje del monarca con detallados planos de las plazas militares y de las batallas y asedios realizados. En todos ellos la composición es similar: un rico marco moldurado con ornamentos clásicos sirve de soporte a grupos de figuras que en primer plano dirigen las miradas hacia el motivo principal, ya sea esta escena real o representación cartográfica.

Se sospechaba desde hacía tiempo por sus similitudes que las láminas de la campaña de Portugal podían haberse encargado a Pallotta para ilustrar un libro similar[8], que habría sido redactado también el propio marqués de Ribas. Hipótesis que se refuerza tras los estudios de Adolfo Hamer, quien ha documentado el encargo recibido por Ubilla del rey para redactar esa nueva obra, continuación de la anterior, en la que se narraría lo acontecido durante la campaña de Portugal. Tras dedicar el año de 1705 a su redacción, se le autorizó el 11 de febrero de 1706 a imprimir la “Jornada y campaña que hizo su Majestad contra Portugal”.[9]

Real decreto de Felipe V por el que se conceden al marqués de Ribas despachos para imprimir la Jornada y campaña que hizo Su Majestad contra Portugal.
El marqués de Rivas ha escrito de orden mía la jornada y campaña que en el año pasado 1704 hice a Portugal, [179r] y habiéndola visto y aprobado, mando que por el Consejo de Estado se le den al marqués las licencias para imprimirla por el tiempo y en la misma forma que se le dieron para la jornada a Italia. Ejecutaráse así. En Madrid a 11 de septiembre de 1706. A don José Pérez de la Puente.

Real despacho que se envió a Flandes en 26 de mayo en consecuencia de este decreto.
Serenísimo príncipe, etc. Porque el marqués de Rivas ha escrito de orden mía una relación diaria de la jornada y campaña que en el año pasado 1704 hice a Portugal y, habiéndola visto y aprobado, le he concedido la facultad y licencia necesaria y privilegio para que sólo él, o la persona que nombrare o tuviere su poder, la pueda imprimir y hacer vender por el término de veinte años en todos mis reinos y señoríos, imponiendo las renunciaciones y penas acostumbradas en tales casos a los que contravinieren a ello. Por tanto, encargo a vuestra excelencia que por lo que mira a esos países de Flandes dé las órdenes que fueren convenientes para la ejecución y cumplimiento de todo lo referido, que así procede de mi voluntad. Nuestro Señor guarde a vuestra excelencia. Firmóle Su Majestad en 26 de mayo [de] 1706.

Es muy probable que las disposiciones del segundo de estos documentos se refieran al encargo que Ubilla había de realizar para el grabado e impresión en Bruselas de las láminas dibujadas por Pallotta, tal como un año antes había hecho para las del libro de la Jornada de Italia.

Pero el libro de la Jornada de Portugal no habría de ver la luz y las láminas tampoco se grabaron ni imprimieron en Bruselas. Ubilla se disculpaba de ello años después, argumentando su situación económica. Así, afirmaba en 1712 que había suspendido la edición “por desgracia de fácil justificación en que depondrán mis conocidas deudas y serán testigos mis muchos acreedores”.[10] Lo cierto es que Ubilla había caído en desgracia en junio de 1706 tras su asistencia a las Cortes convocadas en Madrid por el Archiduque Carlos, como miembro que era del Consejo de Indias. Sospechoso de falta de lealtad, fue relegado a un cargo menor, no siendo rehabilitado hasta el final de la guerra, en 1715.

Paralizada la impresión del libro de Ubilla sobre la Jornada de Portugal, debió de considerarse que las láminas dibujadas por Pallotta cumplían por sí solas el papel propagandístico del encargo real. No se conoce quién dio la orden, si bien lo cierto es que las láminas fueron enviadas a París para que se abrieran las planchas y se imprimieran por Nicolas de Fer. Fueron cinco los grabados salidos de su imprenta, de los que debieron realizarse un buen número de copias, a juzgar por las numerosas que hoy se conservan en diferentes archivos europeos.

Ahora sabemos que no fueron sólo las cinco láminas impresas por De Fer las únicas que Pallotta dibujó para ilustrar la Jornada y Campaña de Portugal. En la Biblioteca Nacional de Francia se guarda otro de los dibujos originales, en el que se representa un nuevo episodio: la toma de la plaza de Castelo de Vide.[11] De un modo similar a como ya había realizado en las láminas del libro de la Jornada de Italia, Pallotta dibujó los planos en planta que explicaban los pormenores de la toma de algunas plazas portuguesas. Mientras que el marco y la parte exterior de dibujo es muy similar al resto de los grabados, con figuras en perspectiva que se insertan en una breve representación paisajística, en la zona central los dibujos muestran los planos en planta, con el característico estilo y los elementos de los planos militares de la época: situación de los ejércitos, líneas de ataque, identificación mediante letras de los elementos de la fortificación que se identifican en la leyenda adjunta, representación detallada del caserío y callejero de las localidades, situación de los puntos cardinales con el dibujo de la rosa de los vientos, etc.[12]

Castel da vide sitiada y rendida por el Rey N. S. D. Phelipe V en 25 de junio de 1704.

En el Archivo del Servicio Histórico de la Defensa de Francia, en el castillo de Vincennes, se guardan otras dos de las láminas realizadas por Pallotta para ilustrar el libro de la Jornada y Campaña de Portugal. En ellas se representan los asedios de dos de las plazas portuguesas rendidas al ejército de las Dos Coronas: Rosmaninhal[13] y Castelo Branco.[14] Las dos presentan grandes similitudes formales con la del asedio de Castelo da Vide, estando el centro de la lámina ocupado por un detallado plano en planta de la población. Por delante, Pallotta dibuja el avance del ejército borbónico, y en el caso de Castelo Branco, la situación de las tropas que asediaban la plaza, con los ataques de las baterías de asedio.

Plano de Rosmarinhos (sic) plaça de Portugal en la provincia de la Veira rendida al Rey Nro. Senr Phelipe Vº.

Castel Blanco (sic) rendido a su Majestad Catholica.

Ningún documento atestigua que Pallotta acompañara a Ubilla en la campaña de Portugal, aunque por su empleo militar es razonable que fuera así. Pero no le habrían bastado sus grandes dotes como dibujante para documentar tan detalladamente en sus láminas la planta de los edificios y calles, el trazado de las fortalezas o la disposición de los contendientes. Para ello contó con los planos levantados por los ingenieros del Corps du Génie desplazados a la Raya junto con las tropas francesas en 1704. Estos ingenieros, además de reconocer las plazas enemigas y proyectar sus ataques, elaboraron detalladas memorias y planos con las que informaban puntualmente a sus superiores en Paris.[15]

Podemos comprobar que la planta de la ciudad de Castelo da Vide coincide exactamente con la del plano del ataque de esta ciudad que firma el ingeniero Villars Lugein, quien dirigió su asedio.[16] De Rosmaninhal, Portalegre y Castelo Branco no se conservan los planos originales de los ingenieros franceses, aunque sabemos que los realizaron porque así se indicaba en los informes de la conquista de estas plazas.

La exactitud y veracidad que se manifiesta en las plantas de las poblaciones gracias al empleo de los detallados planos de los ingenieros se complementa con el detalle de las escenas que Pallotta dibujó a su alrededor. En primer término nos muestra a los personajes protagonistas de los asedios, no faltando nunca la representación del rey Felipe V, quien estuvo presente en los reconocimientos de las principales plazas. También Pallotta dibujó los sucesos destacados de cada conquista, convenientemente explicados en las cartelas de las láminas. Así podemos ver el penoso transporte de la artillería hasta una atalaya que dominaba Portalegre por las tropas del Caballero d’Anfield; la llegada del tren de artillería a Castelo da Vide; o al rey al frente de su numeroso ejército dispuesto a cruzar sobre el puente de barcas construido en el Tajo.

El rey Felipe V cruza el Tajo por el puente de barcas.

No menos detalle tienen las escenas situadas en segundo plano. Pallotta representa con precisión la ordenación de los campamentos del ejército, la distribución de las tropas y la colocación de las tiendas. Y tampoco descuida detalles más anecdóticos que completan estas escenas, como grupos de soldados preparando el rancho, comiendo en grupo, jinetes que caen, etc.

Detalle del plano del asedio a Castelo Branco

Detalle de “Pasaje del rey nuestro señor por puente de barcas …”

La presencia de Pallotta en el ejército borbónico desplazado a la Raya en 1704 se corrobora por otro conjunto de láminas que dibujó para dar a conocer los acontecimientos de la campaña de Portugal [17].  Nada más regresar a Madrid llevó a la imprenta de Pedro de la Peña un grupo de cuatro dibujos en que se representan algunos de los episodios destacados de la campaña.[18] En todos ellos firmó con las iniciales FP o el anagrama formado por las dos letras, indicando en uno de ellos que lo realizó el 4 de junio. El primero de ellos es un mapa del “Teatro de la Guerra en Portugal”, que muestra el territorio en el que se desarrolló la campaña, de un estilo muy similar al que seguían los planos ya impresos durante el siglo XVII. Nada tiene que ver con el detalle que muestra el mapa que dibujó después en la Corografía impreso por Nicolas de Fer, en la que Pallotta sin duda utilizó como referencia el levantado por el ingeniero geografo francés Jacques Pennier. Ese nuevo plano de la frontera sería la base de los futuros mapas de este territorio.[19].

Mapa con el territorio de la frontera en que se desarrolló la Campaña de la primavera de 1704. En el recuadro se representa la toma de Monsanto.

En estos grabados madrileños Pallotta muestra otras de las plazas conquistadas en Portugal. Todas ellas aparecen en segundo término mostrando de modo destacado sus fortificaciones, mientras que en primer plano representa con detenimiento los variados escenarios y acontecimientos de la campaña. Así, en la lámina que muestra la toma de Castelo Branco, tenemos en primer término el campamento del ejército invasor, con un grupo de soldados jugando a los dados delante de su tienda. En la lámina del asedio de Salvaterra nos muestra al rey en el centro mientras reconoce la disposición de la artillería. Y en la que representa la toma de Zebrero el rey observa cómo esta plaza está siendo abandonada por su guarnición. El monarca aparece de nuevo reconociendo las plazas de Segura y Penha García. Y vuelve a dibujarlo a caballo mientras su ejército toma Monsanto envuelto en el humo de las descargas.

Asedio de Castelo Branco. Fillippo Pallotta firma la lámina con sus iniciales.

Asedio de Salvaterra.

Toma de Zebrero, Segura y Vilha García. En el último recuadro aparecen los Gobernadores de varias de las plazas rendidas ante el rey.

La única escena que no responde a este esquema es la que representa al monarca en el campamento de Atalaia siendo reconocido por las autoridades de algunas de las plazas rendidas, prestando aquí atención en un segundo plano a la disposición de las tiendas y al retrincheramiento de la defensa del propio campamento.

Las láminas de Pallotta nos muestran la importancia que una cuidada y realista representación de los acontecimientos bélicos tenía en la propaganda de la época, utilizando para ello incluso la cartografía militar más actualizada para asegurar el detalle del territorio, sin descuidar la explicación de los sucesos principales y mostrarnos a los protagonistas de cada episodio; y sin dejar de ensalzar en ningún momento la figura del rey, reiteradamente representado como valeroso conductor de su ejército.


  1. Benard, François. Graveur. Il n’est connu par aucun morceau de consequence, mais bien par une inmensité de planches dont il a été l’entrepreneur, pour les vol. de l’Encyclopédie, & autres de cette nature. [No es conocido por ninguna pieza de importancia, más bien por una inmensidad de planchas en las que fue grabador, para los volúmenes de la Enciclopedia y otras de esta naturaleza.] BASAN, P.F.: Dictionaire des graveurs anciens et modernes depuis l’origine de la gravure. Paris 1789. p. 60.
  2. Campaña de Portugal de Felipe V en 1704. Biblioteca Nacional. Madrid. ER/3346. También las láminas se contienen en FER, N. de: Espagne, Recüeil de Cartes Geographiques Dressées Sur les Nouvelles Observations de Mrs. del’Academie Royale des Sciences. París, 1709. Biblioteca Nacional, GMG/126; láms. 51, A, B, C y D.
  3. Aspecto del real palacio de Madrid y su plaza, como estuvo el dia 4 de marzo de 1704 en que el rey catholico nro. señor D. Felipe Quinto salió ala campaña de Portugal; Bibliothèque Nationale de France (BnF), départament des Cartes et plans, CPL GE DD-2987 (1643).

    Pasage de el Rey Nuestro Señor por Puente de Barcas, que se construyò sobre el Taxo parair desde la Provincia de la Beyra, a la de Alentejo, el dia 30 de Mayo de 1704; BnF, CPL GE DD-2987 (1886).

    Portalegre sitiada y rendida por el rey N. S. en 8. de junio en 1704; BnF, CPL GE DD-2987 (1887).

    Corografia perteneciente a las dos Provincias de la Veira y del Alentejo de Portugal plaças y territorio conquistado por el Rey de España D. Phelipe V°. N°. Sr. y sus acampamentos desde el Principio de Mayo asta los primeros dias de Iulio en este año de 1704. BnF, CPL GE DD-2987 (1885).

    Otro ejemplar del plano de la zona de conflicto: Plan des conquêtes de Philippe V, roi d’Espagne en Portugal. BnF, reserve QB-201 (170)-FT 4 [Hennin, 6885]

  4. Signaturas respectivas: PT/AHM/FE/010/C2/GR/1-2-3-4
  5. El libro está disponible en Google Books para su lectura completa.
  6. … la circunstancia de haberse otorgado ante él las últimas voluntades del último Austria, que llevaron al duque de Anjou a ocupar el trono español, hacía que la narración de Ubilla sobre los hechos del reinado de Felipe V participase de esa “legitimidad”. Si quien había garantizado que aquel testamento se otorgó sin defecto de forma mostraba posteriormente por escrito su apoyo al nuevo rey, se lograba un efecto no sólo de propaganda y exaltación, a las que sin duda también se aspiraba, sino además de refuerzo a la validez de la decisión de nombrar heredero a Felipe V.

    HAMER FLORES, A.: El Secretario del Despacho Don Antonio de Ubilla y Medina. Su vida y obra (1643-1726). Tesis Doctoral. Córdoba, 2013.

  7. Así se indica en Succession de el Rey D. Phelipe V (1705) d’Antonio de Ubilla i Medina, la propaganda política borbònica de luxe. En la web Piscolabis Librorum.
  8. AGULLO Y COBO, M.: "Filippo Pallotta, arquitecto y dibujante de Felipe V". En: Villa de Madrid, Revista del Excmo. Ayuntamiento, nº 81, 1984, pp. 3-20; y nº 82, 1984, pp. 43-56.
  9. HAMER, A.: op. cit.; quien los documenta en: Archivo Histórico Nacional, Estado, libro 928, fol. 178v-179r.
  10. HAMER, A.: op. cit.; que recoge el contenido del manuscrito de la Biblioteca Nacional de España, ms. 19512, fol. 264r.
  11. Casteldavide sitiada y rendida por el Rey N. S. D. Phelipe V en 25 de junio de 1704. Bibliothèque nationale de France, GED-3734 (RES).
  12. Sobre la normalización de estos elementos por los ingenieros franceses ver: WARMOES, I.: "La rationalisation et la codificationes des practiques cartographiques des ingénieurs militaires françaises sous Louis XIV". En: CÁMARA, A. (ed.): El dibujante ingeniero al servicio de la monarquía hispánica: siglos XVI-XVIII. 2016. p. 301 y ss.
  13. Rosmarinhos Plaça en Portvgal en la Provincia de la Veira rendida al Rey católico Nro Senr. Phelipe Vº. Service historique de la Dèfense, GR 1 V M 247.
  14. Castel Blanco Rendido a S. Magª Catholica el dia 2 de mayo de 1705. Service Historique de la Dèfense, GR 1 V N 82.
  15. ALTIERI SÁNCHEZ, J. y SÁNCHEZ RUBIO, C.: La Raya, a la francesa. Ingenieros del Corps du Génie en la frontera luso extremeña durante la Guerra de Sucesión española. En: Dinámica de las fronteras en periodos de conflicto. El Imperio español (1640-1815). Congreso internacional. Cáceres, 17-19 de octubre de 2017.
  16. Plan de Castel de Vide DV 28 Juin 1704. Signé de M. Villars Lugein. Service historique de la Dèfense, GR 1 V N 82-1
  17. AGULLO Y COBO, M.: "Addenda a Filippo Pallotta". En: Villa de Madrid, Revista del Excmo. Ayuntamiento, nº 89-90, pp. 109-114.
  18. Castel Blanco delineado por el Rey N.S. y rendido a S.Mag el dia XXIII de Mayo de MDCCIIII; Biblioteca Nacional de España (BNE), Invent/49599.

    Teatro de la guerra en Portugal en el año MDCCIIII; BNE, MV/18.

    Progresso del Rey N. S. dentro de Portugal 1704; BNE, Invent/49601.

    Salvatierra en Portugal delineado por el Rey Nro Sen.r a quien se rendió con artillería y guarnición primera de guerra en VIII de Mayo de 1704; BNE, Invent/49600.

  19. SÁNCHEZ RUBIO, C.; SÁNCHEZ RUBIO, R.; TESTÓN NÚÑEZ, I.: “Pennier y la raya hispano-portuguesa”. En: Recueil des plans du Roussillon, de Catalogne ...et de quelques endroits de France & Espagne par le Sr Pennier...1719. Barcelona: Institut Cartogràfic i Geològic de Catalunya, 2017. pp. 25-31 (catalán); pp. 239-243 (español); pp.263-267 (francés)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *