2 “Nueve mil maravedies de las yerbas crescientes e menguantes”

Las casas del Alpendiz no pasaron a ser propiedad del conde de Feria, pero este sí cumplió desde el primero momento su parte del contrato con la viuda de Diego de Alvarado. Así se comprueba en el testamento[1] de Gómez Suárez de Figueroa de 1505, donde el conde dispuso que se intentara de nuevo la compra, ya que se le estaba pagando la renta desde el primer momento. Para ello pedía que se propusiera cambiar el contrato, para sustituir la renta anual de 9.000 maravedíes por un único pago de 90.000:

“Asimesmo se an de dar a la mujer del Comendador Diego de Alvarado que Dios aya 9Q mrs de yerva por las casas que yo compre della en Badajoz a la puerta del Alpendiz procúrense de comprar porque ella lleva los dichos 9Q mrs cada año en la dehesa de caballeros o rrogarle que rreciba 90Q mrs en que fueron apreciadas las dichas casas para qe dexe los dichos 9Q mrs que lleva cada año… Y esimesmo sean del Mayoradgo las casas que yo compre en Badajoz a la Puerta del Alpendiz…”

Es sabido que Isabel de Moscoso ordenó en su testamento dotar con la renta anual de los nueve mil maravedíes de la Dehesa de los Caballeros la capellanía que en la iglesia de Santiago de Lobón había fundado su difunto esposo[2].

hizo el comendador Diego de Alvarado la yglesia de S. tiago de lobon para Entierro suio y de sus desçendientes y puso sobre la puerta un escudo de piedra blanca de sus Armas de Alvarado. Caso en Badaxoz con Doña Ysabel de Moscoso  y Figueroa hermana de Pedro Mendez de Moscoso(…) cuya Dehesa de cavalleros dejo en capellanía Doña Ysabel de Moscoso por su Alma, y la del comendador su marido, y que se sirvan en su yglesia de Santiago de Lobón, donde están enterrados encima de las Gradas del Altar Mayor, al lado del Evangelio…”

La edificación de esta iglesia y su hospital anexo habían sido autorizados por bula del Papa Sixto IV de 17 de Junio de 1482[3]. Allí se enterró el Comendador Diego de Alvarado, y después su esposa y sus sucesores residentes en Lobón. El patronazgo quedó para el tercero de sus hijos, Alonso, sucediendo en él el primogénito de éste, Diego de Alvarado Mesía. En 1631 la hija de Diego de Alvarado Mesía,  Laureana de Alvarado detentaba el patronazgo de esta capellanía, de la que se dice en este nuevo documento que seguía todavía dotada con la renta anual de los 9.000 maravedíes de la Dehesa de los Caballeros.

“Doña Laureana de Alvarado Messía viuda de Juan de Tovar Becerra vzª desta çiud. Patrona de la capellanía que ynstituio y fundo Dona Ysabel de Moscoso digo que la dha Capellanía esta dotada de nuevemil Mmv. de renta de yerva, en la dehesa de los Cavalleros que paga el duque de Feria, en virtud de esta escriptura que presento…”
Restos de la capilla del hospital de Santiago en Lobon

Restos de la capilla del hospital de Santiago en Lobón.

Se tiene noticia que pocos años antes, entre 1617 y 1621 su hermano el licenciado Diego de Alvarado había solicitado al Duque de Feria el cobro del censo para la capellanía[4]. También se sabe que a Laureana de Alvarado tras fallecer en 1636 le sucedieron en el Patronazgo de la iglesia de Santiago, que por entonces formaba parte del monasterio de San Francisco, su hijo Francisco. Y a este años más tarde su nieto Diego[5]:

“Juan de Tovar Beçerra (…) casó en Lobón con Doña Laureana de Alvarado Mesía, su prima terçera, hija de Diego de Alvarado Mesía y de Doña Laureana Venegas, su muger. Tuvo por hijo unico a Don Francisco de Alvarado Beçerra (…) Avía heredado el dicho Don Franciso de Alvarado Beçerra a su Padre de su tía Dona Ysabel de Alvarado, hermana de su madre las tierras de Cotorrilo y peñalobar en Lobon con el Patronazgo del convento de San Francisco de aquella villa que es Hacienda de trece de Santiago y comendador de Lobon y Montixo Diego de Alvarado  (…) Fueron hijos de sus dos Matrimonios Don Diego de Alvarado Beçerra que el Año de 1649 poseya las Dehesas de Cotorrillo y Peña Lobar, con el Juro de Xerez, y el novillero de Lobon y el Patronazgo del convento de San Francisco de aquella villa, que heredó de su Padre y Abuela Doña Laureana de Alvarado…

Ese convento de San Francisco había sido erigido en el año 1562 anexo a la iglesia de Santiago por Elvira de Figueroa (que era hija del segundo Conde de Feria, Gomez Suarez de Figueroa) señora de Lobón tras la compra de la Encomienda a la corona, y primera condesa de la Puebla del Maestre. Para la construcción del monasterio había acordado con Diego de Alvarado Mesía, el padre de Laureana de Alvarado, que este conservaría el Patronazgo de la iglesia para sí y sus descendientes[6].

“El dho Diego de Alvarado Messia otorgo una escritura de concierto con D. Elvira de Figueroa primera Condesa de la Puebla en la que el dho Diego de Alvarado por la Educaçion y dotrina de los vezinos de Lobon tiene por bien que la dha condeça labre un monesterio para Relijiosos Recoletos y no en otra manera y que el uso y serviçio de suyglesia y ospital de Santiago donde se a de arrimar la Casa que a de labrar la Condesa para los dhos Relijiosos con que El patronazgo de su yglesia de S. tiago queda libre por suya y de todos sus desçendientes y subceçores y del dicho Comendador su abuelo, sin que en esto pueda inovar ni tener parte la dha Condesa ni sus desçendientes, pues lo permite El labrarles casa arimada a su yglesia de Santiago solo por el bien publico de los vezinos de Lobon…”

Pese al acuerdo, de inmediato surgieron disputas entre la condesa de la Puebla Elvira de Figueroa y Diego de Alvarado Mesía por la propiedad de los bienes con que estaba dotaba esta Capellanía, que dieron lugar al pleito que se vio en la Chancillería de Granada[7].

Pie de foto

Ruinas de la casa fuerte y restos de la planta de la iglesia de Nuestra Señora de Calatrava.

Nada más se sabe sobre lo que sucedió con la casa de la puerta del Alpendiz, salvo algunas noticias sobre su estado ruinoso que se tenían  un siglo después. Así la describía Juan Solano de Figueroa en 1670[8]:

[Hernán Gómez] ensanchó y fortificó unas cassas en el castillo, cuias ruinas duran oy, con nombre de casas de la Condesa; pero ellas auian sido de los Alvarados”

Durante la guerra de Restauración de Portugal la planta baja había quedado convertida en un subterráneo, más tarde aprovechado como polvorín, cuando la casa quedó en parte enterrada al instalarse sobre la torre de la puerta del Alpendiz una batería artillera, batería que tomó el nombre con el que en ese momento se conocía a las antiguas casas. Así, aparecen en los documentos como “Batería de la Condesa” o “Juego de la Condesa”. El mismo nombre, “Torre de la Condesa”, se daba a la antigua torre de la puerta del Alpéndiz[9].

El estado de ruina de la casa lo volvía a describir en 1706 Silva y Barreto[10]:

“Esta Dehesa [de los Caballeros] fue después de un caballero de Badajoz llamado Diego de Alvarado (…) Comendador de Lobón, Puebla y Montixo en la orden de Santiago la cual trocó el conde de Feria cuya era la Dehesa y dicho comendador le dio al conde por dicha Heredad sus casas principales en el castillo de Badajoz en las espaldas de Santa María de Calatrava que están caídas pero conservan el nombre y son conocidas por las casas de la condesa; y el comendador fundo una capellanía y le dio por bienes la dicha Dehesa pero los Duques se apoderaron de la Dehesa otra vez por considerar que tenía más alta estimación y al capellán le dieron en recompensa la casa que estaba arruinada.”

Silva y Barreto indicaba en este documento que la casa a principios del siglo XVIII formaba parte de los bienes adscritos a la capellanía de los Alvarado en la iglesia de Santiago de Lobón. Dando por sentado que el segundo conde de Feria la había llegado a comprar a la viuda de Diego de Alvarado en 1498, pensó que habría sido alguno de sus sucesores quienes invirtieran la permuta, recuperando de ese modo la dehesa de Guadajira y sustituyendo las rentas de los pastos que se pagaban a la capellanía por las que se obtuvieran de la casa de la puerta del Alpendiz. Pero no fue así: la casa no había llegado a ser nunca propiedad del segundo conde de Feria, pese a que hasta entrado el siglo XVIII se mantuvo la renta de la Dehesa de los Caballeros para la capellanía de la iglesia de Lobón. En realidad, tras la anulación de la venta al Conde de Feria en 1498 y pese a la posesión que de ella hizo el concejo de la ciudad, la casa siguió siendo propiedad de Isabel de Moscoso y Figueroa, la viuda del comendador Diego de Alvarado. A su muerte sería su primogénito Juan de Alvarado quien la heredase, y ahora sabemos que fue él quien en su testamento dotó con ella el patronazgo de la iglesia de Santiago de Lobón[11]:

Iten declaro encargo a mis hixos que mi padre dego (dejó) dicho que si los hixos de mi hermano Alonso de Albarado, asi legítimos como naturales, no casaren bien que no puedan tener dicha ermita patronato e lo demás anego a el: en este caso declaro les toca a mis hixos e les encargo guarden lo que mi padre ordenó e io se lo encargo e que no se pierda la memoria de la misa el día de señor Santiago e para ello les dego (dejo) las casas que tengo principales en Badajoz en la calle Santa Marina (María) además de las tierras que están en este patronato para que el que las goce diga la misa el dia del apostol=

Tan sólo nos quedaría explicar el origen del nombre que se daba a las casas ya a mediados del siglo XVII: las Casas de la Condesa. Pero eso formará parte de otra historia…

Pie de foto

  1. Testamento de Gome Suárez de Figueroa. Real Academia de la Historia. Signatura 09-0081292 v.
  2. SILVA Y BARRETO Y ALMEIDA, A.: Nobleza de Extremadura. Fol. 176.
  3. En 1494 los visitadores de la Orden citan la capellanía en la iglesia de Santiago de Lobón: "Capilla de bóveda e un altar, muy bien ataviado, ante el qual está sepultado el dicho Diego de Alvarado, e cada dia çelebra un capellán en ella (...) E finalmente mostraron una bulla del Papa Sixto quarto en que da facultad e licencia al dicho Diego de Alvarado para que, dando el ante todas cosas dos mill ducados para dote de la casa e par subvençion e sostenimiento de los pobres que allí viniesen e para los capellanes que la ovisen de servir, pudiesen edificar aquella casa con canpana e campanil humilde e con todos los altares e casas e ofiçinas necesarias". AHP OOMM Santiago Libro 1101-C. Año 1515. M.F. 33 fol 1494. Citado por GARCIA CIENFUEGOS, M.: Lobón en su Historia. 2014. Pág. 102.
  4. ADM Feria leg. 35, ramo 48, n. 1. Poderes dados por el licenciado Diego de Alvarado a diferentes sujetos de Zafra para que cobrasen los réditos de 9.000 maravedíes anuales de un censo impuesto sobre el estado de Feria a favor de la Capellanía fundada por Isabel de Moscadao (sic, Moscoso), en Lobón.
  5. SILVA Y BARRETO Y ALMEIDA, A.: Nobleza de Extremadura. Fol. 144.
  6. SILVA Y BARRETO Y ALMEIDA, A.: Nobleza de Extremadura. Fol. 178. Una vez más Silva Barreto se basa en la Genealogía de los Alvarado escrita por Argüello Carvajal: "El dho Diego de Alvarado Messia otorgo una escritura de concierto con D. Elvira de figueroa primera Condesa de la Puebla En la que el dho Diego de Alvarado por la Educaçion y dotrina de los vezinos de Lobon tiene por bien que la dha condesa labre un monesterio para Relijiosos Recoletos y no en otra manera y que El los permite el uso y servigio de su yglesia y ospital de Santiago donde se a de arimar la Casa qe a de labrar la Condesa pa los dhos Relijiosos con que El patronazgo de su yglesia de S. tiago queda libre por si y de todos sus degendientes y sucesores y del Comendador su abuelo, sin que en esto pueda inovar ni tener parte la dha Condesa ni sus decendientes, pues lo permite El labralles casa arimada a su yglesia de S. tiago solo por El bien publico de los vezinos del lugar como mas largamente consta de la escritura de contrato su fha della en Lobon A 18 de Abril año de 1562 ante  Diego Chavero escrivano publico de Valencia de la Torre, estos Relijiosos se Recibieron calcados de la Orden de S. fraco y es convento de la Provincia de S. Miguel, no se le causa por donde vinieron descalcos de S. Franc0 como se asento". También se hace referencia a este acuerdo en AMEZ PRIETO, H.: La Provincia de San Miguel de la Observancia franciscana extremeña. Caceres 2001. Pág. 502: Que el convento sea ocupado por frailes recoletos descalzos de San Francisco, no pudiendo ser de otros religiosos. Que la iglesia que se edifique sea la principal y en ella no se entierre a nadie i se hagan obras, ni cosa alguna sin su licencia o de sus sucesores. Que los frailes digan al año, el día tres de noviembre, un aniversario con vigilia y misa cantada por él y sus difuntos. Que los capellanes que deja celebren libremente y guarden sus ornamentos en la iglesia. Que él y sus descendientes sean patrones de la iglesia. Que si no se cumple alguna de las anteriores condiciones pasará a él la posesión de la iglesia y todo el lugar
  7. Archivo de la Real Chancillería de Granada. 1564. Caja 10879. Pieza 18. Diego de Albarado, vecino de Lobón, con la Condesa de la Puebla y Consortes, sobre la propiedad de tierras y otros bienes pertenecientes al Patronazgo de Legos que fundaron el Comendador Diego de Albarado y Alonso de Albarado, su hijo
  8. SOLANO DE FIGUEROA, J.: Historia Eclesiástica de la Ciudad y Obispado de Badajoz (1670), Reeditado en Badajoz, 1929-33, 1ª parte, vol. I, Pág. 47.
  9. En el plano de Subreville de 1738 se indica: “Linea de Nibel al Rematte de la torre de el Juego de la Condesa 26 pies mas altto (sobre el Cordon) de el Baluartte de Sn. Antonio en su angulo flanqueado quettiene asulado”. El texto sobre el perfil dice: “Perfil que pasa en linea recta desde la mayor altura en el Castillo en el Juego de la Condesa asta el Zerro de la Piquriña y Camino de San Miguel”.SUBREVILLE, J.: Plano de Badajoz que demuestra por las Lineas de puntos que se reconozen en él los terrenos, y obras por donde pasan sus Perfiles. 1738 junio 4. Archivo Cartográfico y de Estudios Geográficos del Centro Geográfico del Ejército. ARCGE AR Ar.G bis-T.2-C.2 Esp.-156
  10. SILVA BARRETO Y ALMEIDA, A.: Descripción de la ciudad de Badajoz que fue cabeza de reino. Manuscrito. Real Academia Española. Legado Rodríguez Moñino-María Brey. h. 26v.
  11. Un traslado del testamento forma parte de la documentación aportada en el pleito  iniciado en 1564 entre Diego de Alvarado Mexia y Elvira de Figuera, primera condesa de la Puebla. Archivo de la Real Chancillería de Granada. 1564. Caja 10879. Pieza 18. Diego de Albarado, vecino de Lobón, con la Condesa de la Puebla y Consortes, sobre la propiedad de tierras y otros bienes pertenecientes al Patronazgo de Legos que fundaron el Comendador Diego de Albarado y Alonso de Albarado, su hijo

Comentarios cerrados.