Las Casas de la Condesa en el castillo de Badajoz, a la puerta del Alpendiz, que fueron de los Alvarado.

Juan Altieri Sánchez

Transcripciones: María de los Ángeles Sánchez Rubio

Importancia y decadencia de una casa fuerte.

Nuevos documentos para la historia de estas casas ubicadas en las inmediaciones de la puerta del Alpendiz: la venta fallida en 1498 a Gómez Suárez de Figueroa, segundo conde de Feria, por Isabel de Moscoso, viuda de Diego de Alvarado y su posterior incorporación al Patronazgo de la capellanía en la iglesia de Santiago en Lobón.

book-cover

Descripción de la publicación

 

El edificio situado junto a la puerta del Alpendiz, ha sido escenario privilegiado y en algunos momentos protagonista de la historia de Badajoz, como fue el caso de su ampliación y fortificación por Hernán Gómez de Solís, hermano del Maestre de Alcántara, entre 1465 y 1470. Una historia detallada de las casas, con los distintos propietarios y usos que ha tenido desde finales del siglo XV puede leerse en el libro En el Castillo de esta Ciudad a la Puerta del Alpendiz, publicado en el año 2013 por el Ayuntamiento de Badajoz.

En este artículo se detallan, gracias a la novedosa documentación presentada, varios episodios de su agitada vida: el intento de venta de la casa fuerte por parte de Isabel de Moscoso y Figueroa -hermana del capitán Garci Méndez y viuda de Diego de Alvarado, Comendador de Lobón-, al segundo conde de Feria, Gómez Suárez de Figueroa, en 1498. Y cómo años después la casa pasó a ser parte de los bienes con que se dotó la capellanía que esta familia poseía en la iglesia de Santiago de Lobón.

Se publican aquí por primera vez los diferentes documentos utilizados en el proceso de la venta: los poderes que Isabel de Moscoso otorgó a su hermano Pedro Méndez para proceder a la venta de las casas y la formalización de dicha venta seis días después con el conde de Feria en Zafra a cambio de una renta anual. Todo ello gracias a un traslado ordenado por su hijo García de Alvarado, mandado archivar en 1631 por Laureana de Alvarado, bisnieta de Isabel de Moscoso, por estar en malas condiciones los documentos originales. Y un traslado del testamento de Juan de Alvarado, primogénito de Isabel de Moscoso, en el que ordenaba que se dotase con la casa la capellanía de la iglesia de Santiago.

En definitiva, documentos hasta hoy desconocidos y fundamentales para poder comprender este capítulo en la ajetreada vida de las casas a la puerta del Alpendiz de la Alcazaba de Badajoz.